EnderDragon comienza su aventura

El mítico dragón del videojuego Minecraft se dispone a viajar por 6 ciudades de América Latina, para ayudar a las comunidades, que se están organizando para ser agentes de cambio y mejorar proactivamente sus espacios públicos, usando un videojuego como herramienta de transformación.

Next

El legado de Don Isauro

Las y los habitantes del espacio público La Lagunita tienen plena consciencia sobre el cambio climático y cómo está afectando sus vidas. Todavía está impreso en la memoria colectiva el huracán Paulina, allá por el año 1997, que arrasó con todo en Puerto Escondido. Y transformó el espacio en una verdadera laguna.Veinte años después, el Enderdragón vio que la Lagunita retrocedió. El espacio público que la rodeaba, se convirtió en un lugar de inseguridad, especialmente para las mujeres. No había luz, no había un solo mueble. Era un vertedero de basura. Pero desde la municipalidad, se inició el proyecto que impulsaría a la comunidad a recuperar ese espacio.Pero antes había que recuperar la confianza de la gente. Y en el camino lo que la gente recuperó fue la confianza en sí misma. No necesitaban promesas de afuera: el espacio público La Lagunita renació en base a tequios, jornadas de trabajo comunitario que son herencia de la tradición indígena y que fueron la base de la magia que ocurrió en La Lagunita.

La historia aquí...

Next

Vivir la paz

Cuando se habla de paz, se habla de estadísticas, de geopolítica, de combatientes, de víctimas. Pero poco se dice sobre cómo se vive la paz. El Enderdragon se traslada a Tumaco para descubrir cómo en el espacio público se construye la paz. Allí, como en toda Colombia, generaciones enteras han nacido, vivido y crecido en guerra. Desde la firma del Acuerdo de Paz, en 2016, Colombia ha dado un paso más en la búsqueda de paz. Pero la paz no llega con una firma. Hay que aprender a vivirla. En el espacio público La Ciudadela conviven dos barrios: La Ciudadela y Nuevo Milenio. Entre ambos, había una barrera invisible de rencores y desconfianzas. Pero todos tenían el mismo objetivo: recuperar el espacio público. Cinco mujeres superpoderosas lideraron el proceso. Pero, para eso, tuvieron que superar sus propias diferencias. Ellas, en su defensa del espacio público, también aprendieron a vivir la paz.

La historia aquí...

Next

Los caminos del Alto Perú

El Endedragón sigue su ruta para conocer el lugar en donde nació la civilización sudamericana: el Morro Solar. Allí había un pueblo milenario, testigo del esplendor y la destrucción del imperio incaico. En ese lugar alguna vez se instalaron las casas de la burguesía criolla de Lima, hasta su expulsión, en la sangrienta batalla de Chorrillos. Alto Perú está en la falda del Morro Solar. Allí vive la gente que quedó de esa batalla y que no pudo escapar y migrantes de otros lugares de Perú. Pese a tener una de las mejores vistas de Lima, se sufren condiciones de vida precarias, carencias y violencia. Pero la gente valora su barrio y está dispuesta a recuperarlo. El Endedragón sobrevuela el parque La Base. No puede aterrizar: no hay donde pararse, es empinado, no tiene caminos. Pero esa historia está a punto de cambiar. Vecinos y vecinas del barrio hace tiempo saben lo que quieren y por fin llegó la oportunidad de realizarlo.

La historia aquí...

Next

¿Cómo ser un Boa Praça?

Unos niños y niñas encerrados en una casa y, enfrente, un parque vacío. Esta no es la única contradicción de Chapada dos Guimaraes: una naturaleza abundante convive con autopartes tiradas y una cancha profesional en un terreno irregular. El Enderdragón sobrevuela Sao Paulo y se encuentra con una ciudad enorme y diversa. Recorre calles serpenteantes y plazas que parecen selvas; avenidas atestadas de autos y murales, en todas partes. En esa enormidad, observa a un grupo de gente que ha estado recuperando plazas públicas en los últimos diez años. Los ha visto en Chapada dos Guimaraes haciendo piqueniques y actividades con niños y niñas del barrio. Ese grupo se llama Boa Praca y además de revitalizar plazas, revitalizan vínculos y promueven la defensa del derecho al espacio público. Y lo logran, a pesar de los obstáculos. Lo que no saben es que en Chapada dos Guimaraes les espera uno grande…

La historia aquí...

Next

¿Para qué pintar un mural?

Ciudad Oculta le dicen a la Villa 15, en Buenos Aires, Argentina. El Enderdragón sobrevuela ese rincón del sur de la ciudad y desde la altura la puede ver perfectamente. Calles irregulares, curvas que en nada se asemejan a la cuadrícula que tan bien caracteriza el resto de la ciudad. Ya adentro, recorre pasillos intrincados por donde a veces caben apenas algunas personas. Casas de dos, tres, hasta cuatro pisos, algunas con techos de chapa. Todo en la villa son caminos, casas apretadas, gente yendo y viniendo. Pero por más que busca, no ve lugares para estar. Hace nueve meses, unos vecinos se reúnen en asamblea para discutir sobre un proyecto. En uno de los tantos pasillos de la villa, hay una movida distinta. El Enderdragón indaga desde las sombras. Van a pintar un mural. Hay una zanja a cielo abierto y, ¿quieren pintar un mural?

La historia aquí...

Next

La fundación del club charrúa

El Enderdragón termina su viaje en Montevideo, Uruguay. En Piedras Blancas, un barrio que solo aparece mencionado en la nota roja de los noticieros. El Endedragón sobrevuela la zona. Ve casas precarias, luces turbias, terrenos baldíos llenos de escombros. El Enderdragón se mete en el corazón de ese barrio de mala fama y, de pronto, aparece el Liceo N° 67. El colegio más odiado. ¿Por qué rechazar una escuela? La razón tiene que ver con que allí hay derechos que son todavía están en el nivel de las promesas. Con que allí no entran las ambulancias ni hay servicios, pero tampoco hay espacios públicos. El Liceo llegó a ocupar el único terreno en que los gurises y las gurisas podían jugar a la pelota. Pero la llegada del Liceo 67 cambió el aire. Allí ocurrieron los primeros talleres de Minecraft que fueron la semilla que dio origen al Club Charrúa de Piedras Blancas.

La historia aquí...

Next

Proyecto Bloque a Bloque:
construyendo comunidad a través del Espacio Público en América Latina

El proyecto promovió la construcción de comunidad a través del espacio público en seis países de América Latina. Mediante la (re) generación participativa de pequeños espacios públicos, el proyecto logró incrementar la cohesión, el sentido de pertenencia, la resiliencia y reducir desigualdades. Las intervenciones tuvieron lugar en espacios periféricos, marginados, vulnerables, así como en áreas urbanas / peri urbanas en seis países de la región latinoamericana.

Next